Mejores Prácticas para Llevar La Investigación Universitaria a la Industria

La Importancia de la Transferencia Tecnológica para el Desarrollo Económico

Autor: CREATECH S.A. | 28 Octubre 2011

Motivos para Difundir el Conocimiento a la Sociedad

La actividad de investigación que regularmente llevan a cabo las universidades y los centros de IyD, en general se orienta hacia la creación de conocimiento para la sociedad. Por otra parte, estas entidades están insertas en un entorno social y económico, a cuyo desarrollo pueden contribuir a través de la transferencia de los resultados de sus investigaciones con potencial para generar un cambio, ya sea a nivel económico o social en sus comunidades.

Una forma de incrementar el impacto económico y social de la investigación científica es facilitando y promoviendo su transferencia hacia el sector industrial. La transferencia de tecnología, en el ambiente universitario, es precisamente esto: comercializar los resultados de una investigación, por medio de distintos modelos de negocios, hacia el sector industrial. En la siguiente figura se proponen algunos productos y servicios que pueden surgir de la actividad de investigación, así como sus formas de ser transferidos al mercado:

 

Ahora bien, ¿por qué es importante la transferencia tecnológica del conocimiento generado en las universidades? Independientemente de si la universidad recibe o no ingresos, los motivos para llevar a cabo la transferencia tecnológica pueden ser muy variados:

  • Ser un referente para la comunidad: La transferencia de conocimiento puede ayudar a la universidad, o al centro de IyD, como un actor importante en su comunidad, a través de modelos de transferencia de tecnología y de realización de IyD para la industria en general. Un caso típico es el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) de Argentina, que a través de múltiples programas de investigación es un referente en diversos ámbitos del país, tales como el de alimentos, manufactura y electrónico, mejorando la actividad industrial en dicho país con la transferencia de tecnologías y los procesos a las empresas.
  • Generar impacto económico y social en la comunidad: Si bien las universidades podrían obtener ingresos por el conocimiento transferido, ésta no suele ser una razón fundamental para realizar transferencia, debido a que los ingresos suelen ser limitados en comparación con la inversión en investigación. Sin embargo, aún así, el impacto social y económico que puede tener la transferencia del conocimiento en una industria, suele ser muy superior a dicho gasto. Para ejemplificar esto están los diversos programas de diversificación acuícola, motivados y financiados en Chile por CORFO, que tienen como fin el generar nuevas industrias para el país, con énfasis en la creación de puestos de trabajo y la generación de nuevos productos exportables, como ha sido el abalón, el ostión, y próximamente otras especies. Estos proyectos han sido ejecutados por diversas entidades de IyD, como la Fundación Chile, la Universidad Católica del Norte y la Universidad Austral de Chile, entre otras.
  • Apoyar a las empresas reduciendo riesgos al innovar: Una posibilidad de colaboración entre empresas y universidades es que las empresas contraten a estas últimas para desarrollar IyD aplicada que solucione sus desafíos. Esto puede ayudar a las empresas a reducir riesgos al hacer esta actividad, al estar siendo realizada por expertos. Por ejemplo, varias universidades en Chile trabajan de forma conjunta y estable con empresas mineras del país, las que a su vez son líderes mundiales en producción de cobre, a través de productos y servicios especialmente diseñados para satisfacer necesidades tecnológicas complejas.
  • Generar relaciones estables de vinculación tecnológica con empresas: Esta motivación surge de la posibilidad que, de estas relaciones perdurables, surjan “clientes” para las universidades, desde quienes provendrá posiblemente la demanda de investigaciones para resolver sus desafíos productivos. Un ejemplo de esto es la iniciativa de la Pontifícia Universidade Católica de Rio Grande Do Sul, que creó el parque tecnológico TECNOPUC; parque en el que conviven centros de IyD de la universidad, centros estatales, empresas emergentes y también unidades de IyD de grandes empresas, como Dell y Accenture. Este ambiente de cercanía ha posibilitado la vinculación entre las empresas, la universidad y sus investigadores, a través de proyectos conjuntos, IyD contratada, extensión y otras colaboraciones.

Recomendaciones para Políticas de Transferencia Tecnológica

La transferencia tecnológica, especialmente si hablamos de ella hacia el sector privado, se dará en forma más natural y efectiva en entornos en los que la vinculación entre empresas y universidades sea más común. En estos entornos, las empresas se acercan a las universidades para conocer sus desarrollos e identificar aquellos que puedan utilizar como base de sus propias estrategias de desarrollo de productos o servicios, ya sea licenciando una tecnología, colaborando para un nuevo proyecto de IyD, o requiriendo una asesoría o servicio especializado.

Para que una universidad se vincule de forma adecuada con su entorno y que la transferencia tecnológica pueda llevarse a cabo, hay algunas políticas y prácticas que vale la pena tomar en cuenta para implementar, ya que nos entregan una guía sobre cómo actuar en los diversos casos. Algunas de éstas son las siguientes:

  • Prácticas establecidas en la universidad para levantar resultados de investigación de los proyectos en curso y proteger aquellos que son novedosos, antes de difundirlos en publicaciones o congresos.
  • Políticas sobre la propiedad de los resultados de investigación, especialmente sobre las patentes, que resulten tanto de lainvestigación financiada con recursos públicos como de la contratada por empresas.
  • Reglas claras de repartición de ingresos entre la universidad, la facultad en la que se originó la IyD, y los académicos participantes.
  • Política específica respecto al licenciamiento de tecnologías a start-ups surgidas desde la propia universidad.
  • Capacidades profesionales en una oficina o unidad de transferencia tecnológica en temas como contratos de transferencia, tanto en la búsqueda de socios como en la negociación y en el control de la administración de contratos (licenciamiento u otros).
  • Coordinación con entidades expertas en la evaluación de mercados para tecnologías universitarias, su valorización, el marketing tecnológico y el diseño de estrategias de comercialización.
  • Incentivos claros y permanentes al cuerpo académico vinculados a la transferencia de tecnología, dependiendo de la cantidad de patentes, de licencias o de start-ups que genere.

Estas capacidades y políticas se pueden construir en el tiempo, aunque dependen fuertemente de la declaración de principios, de la misión de la universidad y de la relevancia en ésta de su aporte al desarrollo económico de su comunidad.

Procesos Comunes en la Transferencia Tecnológica

Una vez constituidas las capacidades descritas anteriormente, ya sea en forma total o parcial, es posible instalar procesos de transferencia tecnológica, los que en general tendrían las siguientes etapas:

Después de una primera fase de evaluación de potencial comercial y de protección de PI de una tecnología, el paso siguiente es delinear el modelo de negocios adecuado para su transferencia. Los más conocidos en transferencia son el licenciamiento a una empresa existente y la creación de una nueva empresa o spin-off universitaria. Otros modelos también incluyen la ejecución de asesorías, entre ellos los servicios de laboratorio, como también contratos de IyD. En estos casos además suele existir un acuerdo preferencial, u option agreement, sobre los resultados de la investigación.

El licenciamiento consiste en un contrato legal que autoriza a un licenciatario, a una empresa, a utilizar el activo intangible de la universidad bajo ciertas condiciones y con una determinada retribución económica. Es posible licenciar propiedad intelectual en forma exclusiva (patentes, derechos de autor o secretos industriales, entre otros), o bien formando parte de paquetes tecnológicos (patentes + know how, entre otros). Entre los términos del contrato de licencia se encuentra uno sobre la cobertura geográfica, pudiendo ser ésta mundial, regional o por país, como también sobre las formas en las que el licenciatario retribuirá a la universidad. La más usada es por medio es royalties: un porcentaje que se aplica sobre las ventas anuales del producto basado en la tecnología de la universidad. Un ejemplo de esta modalidad es la bebida energética Gatorade, desarrollada por la University of Florida, entidad que ha recibido cerca de USD 80 millones por conceptos de royalties1. En Chile, un ejemplo de licencia es la de la piel artificial, desarrollada en la Universidad de Concepción, y la cual fue licenciada a la empresa nacional Recalcine, quien ha lanzado al mercado un producto basado en esta tecnología2.

Por otra parte, las spin-offs universitarias son nuevas empresas especialmente creadas para comercializar la tecnología transferida. En este caso, la universidad debe igualmente tener un contrato de licencia con la empresa, pero ésta generalmente está formada por investigadores, académicos o estudiantes. Las spin-offs suelen ser apoyadas en sus inicios por la universidad, específicamente por incubadoras de negocios, que les ayudan a conseguir financiamiento para escalar el desarrollo de la tecnología y lograr las primeras ventas. Google, como spin-off creada por alumnos de la Stanford University y la cual licenció tecnología de la universidad, es un claro ejemplo3. En Chile, la empresa Natural Response, que elabora extractos vegetales para diversas aplicaciones industriales, es un ejemplo de spin-off al estar basada en resultados de la investigación realizada por un académico de la Pontificia Universidad Católica de Chile4.

Una universidad o centro de IyD puede comenzar su iniciativa de transferencia de conocimiento, en primer lugar, levantando las políticas existentes y logrando consensos para instaurar aquellas faltantes. Paralelamente, es necesario identificar las capacidades existentes en la organización para destinar a esta labor, en conjunto con establecer procesos. Estos primeros pasos ayudarán a las siguientes actividades, que se enfocan en poner en práctica los procesos con casos reales. Una alternativa, especialmente para universidades que están comenzando a delinear estos temas y que en un comienzo tienen un bajo volumen de actividad, es recurrir al apoyo externo. CREATECH tiene experiencia en apoyar a entidades de investigación en la generación de políticas y procesos de transferencia tecnológica, además de en evaluación de tecnologías,en marketing tecnológico, en gestión de licenciamiento y en valorización de propiedad intelectual. Visite nuestra sección de Transferencia Tecnológica y Valuación para más información.

De esta forma, los invitamos a adentrarse en este ámbito de la transferencia tecnológica como una actividad necesaria para el impacto económico y social de la IyD, generando empleo y crecimiento a través del conocimiento.


┬┐Quiere saber más?:



¿Quiere iniciar una conversación con CREATECH acerca de estos y otros tópicos? Por favor contáctenos.
Lea acerca de los Servicios y Soluciones de CREATECH:
Contáctenos | +56.2.2335.0493 o +1.404.551.4223 | Suscríbete al Newsletter Suscribete | Síguenos -  Twitter   Linkedin   Facebook   RSS   CREATECH Blog
© Copyright 2005-2017 CREATECH S.A. - Todos los Derechos Reservados.